El Padre Nuestro – Folleto para evangelizar

El Padre Nuestro – Folleto para evangelizar

El Padre Nuestro - Folleto para evangelizar

Precio:

  • $50 pesos mexicanos por cada paquete de 100 folletos.
  • $45 pesos x paquete por pedidos de 10 paquetes o más.

Uso Ideal: Este folleto es para evangelizar católicos. Tiene una buena recepción entre ellos por su tapa actractiva y su contenido del texto del “Padre Nuestro” tomado de Mateo 6:9-13. Este folleto da una pequeña exposición del “Padre Nuestro” que expone algunas mentiras que personas católicas típicamente creen y comparte el Evangelio de Jesucristo. Este folleto es perfecto para usar como un rompehielos para empezar conversaciones con católicos. Raramente lo rechazan, y normalmente expresan gratitud por haber recibido el folleto.

(Estos folletos vienen en paquetes de 100 folletos c/u.)

Fotos Adicionales:

Cuando el folleto se abre se ve así:

Folleto: Padre Nuestro
Padre Nuestro folleto abierto

Texto:

El texto del folleto dice lo siguiente:

Mateo 6:9-13

Vosotros, pues, orad de esta manera: “Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. “Venga tu reino. Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo. “Danos hoy el pan nuestro de cada día. “Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores. “Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal. Porque tuyo es el reino y el poder y la gloria para siempre jamás. Amén.

¿Qué Tipo de Oración es Aceptable para Dios?

No cualquier oración es aceptable para Dios. Mucha gente reza El Padre Nuestro con vanas repeticiones, repitiéndolo una y otra vez, pensando que esto es agradable a Dios. Sin embargó, Jesús nos enseñó: “Y al orar, no uséis repeticiones sin sentido, como los gentiles, porque ellos se imaginan que serán oídos por su palabrería. Por tanto, no os hagáis semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe lo que necesitáis antes que vosotros le pidáis” (Mateo 6:7-8). Rezando las palabras exactas del Padre Nuestro muchas veces no te salvará, en realidad es una ofensa a Dios porque estás haciendo exactamente lo que prohibió. La Biblia también dice: “El SEÑOR está lejos de los impíos, pero escucha la oración de los justos” (Proverbios 15:29). Si alguien no es justo, está separado de Dios y no tiene una relación con Él. Esto significa que si TÚ no eres justo, entonces Dios no es tu Padre. No todos son hijos de Dios. De hecho, Jesús nos dijo que aquellos que practican el pecado son hijos del diablo (Juan 8:38, 44). Dios se deleita en las oraciones de sus hijos, pero si todavía no tienes Su justicia, Él está enojado contigo a causa de tu pecado. “Dios es juez justo, y un Dios que se indigna cada día contra el impío” (Salmo 7:11).

No Hay ni un Justo

Esto nos deja con un gran problema, porque nadie es justo ante los ojos santos de Dios. “Como está escrito: NO HAY JUSTO, NI AUN UNO… por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios” (Romanos 3:10, 23). El hombre bebe la iniquidad como agua (Job 15:16) e incluso nuestras mejores obras son suciedad ante la vista santa de Dios (Isaías 64:6).

Santificado sea Tu Nombre

Dios es santo, y porque Él es santo, Él odia el pecado lo castigará. Los hombres pecadores no pueden tener comunión con un Dios santo. “El alma que peque, ésa morirá” (Ezequiel 18:20). Cada vez que digas una mentira, uses el nombre de Dios en vano, robes, odies, o incluso si miras con lujuria a una persona, has pecado contra un Dios santo. Cada vez que reces a alguien que no sea el Señor, o adores una imagen, pecas contra Dios (Éxodo 20:4-5). Dios está separado del pecado y de los pecadores. Si no tienes tu pecado perdonado antes del Día del Juicio, Dios será justo para arrojarte en el lago de fuego para siempre (Apocalipsis 21:8).

Perdónanos Nuestros Pecados

¿Cómo puede un Dios santo perdonar a un pecador? ¿Cómo puede uno que en innumerables ocasiones ha pecado contra el Señor ser reconciliado a la comunión con Él? Sólo hay UNA MANERA. No es a través de una religión, iglesia, Papa o sacerdote. “Porque hay un solo Dios, y también un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre” (1Timoteo 2:5). Dado que “la paga del pecado es muerte” (Rom. 6:23), la única manera en que podríamos ser perdonados sería que alguien que era sin pecado muriera en nuestro lugar como nuestro sustituto. Él tendría que ser Dios hecho hombre, y llevar sobre sí nuestros pecados y ser maldecido por el Padre en nuestro lugar y morir (Gal. 3:13). Jesucristo hizo esto por nosotros en la cruz: “Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El” (2 Corintios 5:21).

El Salvador Compró el Perdón de Dios

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16). Jesús dio su vida y también resucitó de los muertos demostrando su poder sobre la muerte. “Porque para esto Cristo murió y resucitó, para ser Señor tanto de los muertos como de los vivos” (Romanos 14:9).

Líbranos del Mal

¿De verdad quieres que el Señor te responda cuando ores el Padre Nuestro? ¿Realmente quieres ser liberado del mal, tener tus pecados perdonados, y recibir la vida eterna? Si es así, no sólo ores pidiéndole a Dios que te perdone, sino también RENUNCIA a todos tus pecados y ARREPIÉNTETE con un corazón sincero de fe, alejándote de todo lo que sepas que está mal y volviéndote a Dios con todo tu corazón. CREE en Jesucristo como Señor y Salvador, y CONFÍA en Él para que te salve. Si tú oras El Padre Nuestro, pidiéndole a Dios que te perdone, pero aún continúas en tu pecado, entonces es hipocresía y no vale nada. ¡Abandona tus pecados! Ve a la misericordia de Dios y ruégale a Cristo para que te salve. ¡Clama a Él con desesperación y entrégale tu vida para seguirlo y obedecerlo! Vuelve a Cristo ahora mismo. “En El tenemos redención mediante su sangre, el perdón de nuestros pecados” (Efesios 1:7). No solo digas que crees en Él pero SÍGUELO con todas tus fuerzas. Es necesario nacer de nuevo, y ser hecho hijo de Dios por el poder del Espíritu Santo (Jn. 1:12; 3:3).

Tener Comunión con Dios

La única manera de conocer a Dios como tu Padre y tener comunión con Él es a través de la fe en el Salvador (Jn. 14:6). Luego, tu oración será aceptable ante Sus ojos. Ora a Dios en este momento en arrepentimiento, y búscalo hasta que lo encuentres. Lee la Biblia cada día, comenzando en el Nuevo Testamento, o obedece lo que leas.

(Escrituras de la parte de atrás:)

“Me invocaréis, y vendréis a rogarme, y yo os escucharé. Me buscaréis y me encontraréis, cuando me busquéis de todo corazón.” -Jeremías 29:12-13

“Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia; conforme a lo inmenso de tu compasión, borra mis transgresiones. Lávame por completo de mi maldad, y límpiame de mi pecado.” -Salmo 51:1-2

Citas Bíblicas tomadas de: La Biblia de las Américas Copyright 1986, 1995, 1997
By The Lockman Foundation, La Habra, Calif. All rights reserved